UNA VUELTA CON HISTORIA

Sorprende siempre que paseo por la muralla de Ciudad Rodrigo la escasez de paseantes, una pena, pues es una ruta circular que no llega a los dos kilómetros que tiene en todo su recorrido un atractivo especial.

DSC03920
La muralla y la ciudad con La Hastiala al fondo desde Ivanrey

Siempre me ha encantado “dar una vuelta a la muralla”, cuando llegábamos de vacaciones, parecía que aún no lo estábamos, hasta que no habíamos cumplido ese rito personal. También en la despedida, dejábamos para muy al final esa “vuelta” con la que nos despedíamos de la ciudad. Reconozco que mi pasión por las alturas tiene mucho que ver en esta fijación por la muralla, poder ver desde la altura la ciudad y especialmente el paisaje es altamente gratificante.

Dar la vuelta en cualquier época del año es una experiencia distinta, seguro que cada uno de los paseantes abonados a la muralla tiene sus preferencias. Personalmente no tengo predilección, mañana o tarde, verano o invierno, da igual. Para lo que sí soy especial es en el sentido; prefiero el contrario a las horas del reloj y puestos a escoger empezar por la puerta del Sol, tiene un plus de belleza.

DSC03879
La muralla natural al fondo

Quizás sea porque soy diestro y tiendo a mirar hacia la derecha y el paisaje me cautiva más que la ciudad que la disfruto en el día a día caminando por sus calles. Desde la muralla, esta tarde he repasado todos los caminos que llevo recorridos en torno a la ciudad, es curioso cómo se pasa de percibir la ciudad como el centro a estar ahora en el centro y ver los caminos como radios de una gran rueda, que se pierden en la lejanía: Camaces, El Mariego,Jálama, la Jañona, las Bollas,la Canchera, La Hastiala…

Al subir a la puerta del Sol se divisa enfrente Pedrotoro y la sierra de Peronilla, comenzando una mancha de encinas que se pierde hasta el Mariego, formando una especie de segunda muralla vegetal, un segundo anillo de sierras, cerros y tesos. Más próximo, el cerro de San Francisco, con páginas históricas en sus laderas, los barrios de la ciudad, que le han ido ganando terreno a las tierras de cultivo cambiando los surcos por nuevas carreteras y avenidas. Este avance, quizás porque ha sido en forma de avalanchas, en períodos de tiempo cortos, ha hecho que la estética y el urbanismo de ellos diste bastante de la belleza de la ciudad histórica. Merecen mención especial los parques de La Glorieta y la Florida, espacios verdes notables diseñados hace bastantes años.

DSC03889
Cerralbo y la Catedral

Una vez pasado el registro, enfilando la bajada se contempla una de las mejores vistas de la ciudad, con Cerralbo y la Catedral hablando de tú a tú sobre el paso de la historia y sus admiradores respectivos. Mi amigo Chema, que de historia sabe mucho, tiene publicada una ruta de la muralla en wikiloc, que además de ser muy original es muy completa, con unas fotos preciosas, en la siguiente dirección: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11082816

Al girar al fondo, al asomarse al adarve, aparece  la carretera de Ivanrey convertida hoy en una de las nuevas rutas del colesterol más transitadas, divide la vega de la margen derecha del Águeda.

En esta parte de la muralla aparecen las cañoneras, siempre han supuesto un entretenimiento al saltarlas, cada vez se ven menos niños haciéndolo, quizás hoy tengan demasiadas ocupaciones para perder tiempo en estos menesteres o quizás veamos bastantes más peligros que antes.

En esta zona recuerdo que tenían lugar las temidas- digo temidas para mí desde una mente infantil y pacifista -peleas que libraban de vez en cuando las pandillas de arriba (la ciudad) y los del arrabal (San Francisco). Estos enfrentamientos tenían sus protocolos y sus tiempos, yo escuchaba asustado en el patio de la escuela las arengas de los más valientes. Llegada la tarde del duelo normalmente no ocurría gran cosa, a pesar de que las batallas eran a pedradas.

Las centenarias huertas de Santa Cruz cercanas al río han visto perder su riqueza, bien por el abandono o porque la construcción también ha acabado con parte de ellas. Comienza a verse el río aguas debajo de los puentes, al fondo el horizonte pelado de vegetación, único espacio de la ruta sin anillo de vegetación, de ahí que la gran cicatriz de la autovía siga siendo bien visible.

DSC03896
Bajada hacia el Castillo, al fondo el Teso de Campanilla

Bajando la cuesta del castillo, el camino nos hace desviar para bordearlo hasta llegar a la batería, sin duda la parte de la muralla más visitada. Desde este mirador se divisa un paisaje espectacular de cerros y tesos, la sierra de Gata, Pastores, único municipio que se alcanza a contemplar, pues los demás son pedanías de Ciudad Rodrigo.

DSC03471
La Batería

El río discurriendo mansamente para reflejar la ciudad, el arrabal y el barrio nuevo y la vega de la margen izquierda antiguamente espejo de ricas huertas, hoy absorbidas por casas y más casas y huertas abandonadas que ya dejaron hace años de serlo.

Durante muchos años este espacio fue el patio de recreo del instituto, la mayoría nos sentábamos a charlar, a ver los guirris (vencejos) y golondrinas sobrevolar nuestras cabezas. ¡Cuánto hemos cambiado!

Girando hacia el este el paseo se estrecha, las cañoneras desaparecen, y ese callejón te lleva hasta la última gran vista: la Hastiala, La Caridad, los altos de Macarro, Copero, que enlazan con la sierra de Peronilla, completando el círculo. Próximos los barrios más recientes que han conseguido urbanizar correctamente espacios que estaban abandonados agrícolamente.

DSC02803
Amanecer desde la muralla

He completado una vuelta de 360º con un encanto especial, estamos en el este y desde aquí los amaneceres merecen un madrugón, lo mismo que las puestas de sol, espectaculares en cualquier estación.

Ahora que se aproximan los carnavales, la muralla estará más concurrida, pues suele utilizarse más como gradas para visualizar espectáculos: encierros, procesiones, teatros, fuegos artificiales, espectáculos,.. que como disfrute de un paseo que nunca te deja indiferente.

Anuncios

Un comentario en “UNA VUELTA CON HISTORIA

  1. Remedios Alonso López

    La descripción que has realizado de este placentero y admirable paseo es perfecta. A mí, que he tenido la suerte de realizarlo muchas veces y que nunca serán suficientes, me ha evocado momentos inolvidables con familia y amigos, paisajes singulares dependiendo de la estación, de la luz propia de aquel día… Y es que cuando algo es bello de manera natural, nunca va a ser percibido de la misma manera aunque lo observes diariamente.
    A los que no lo conocen, estoy segura de que habrás despertado en ellos el deseo de hacer una escapadita a este maravilloso lugar.
    Gracias, Antonio, porque tus relatos nunca nos dejan indiferentes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s