Y LA NIEVE COGIÓ SU PINCEL

La nieve es un mágico pincel, que de vez en cuando se agradece su visita, sacando su vena artística, decorando en un abrir y cerrar de ojos el paisaje. La nieve uniformiza los espacios, los pueblos, sus casas, los viejos corrales, las tapias caídas, la basura…de la misma forma que los uniformes de los colegios privados homogenizan a alumnos ya homogeneizados por el proceso de selección.

Después de un invierno irregular, esta semana nos ha visitado la nieve en una parte importante de la zona sur de Salamanca, la sierra y los pueblos cercanos han sido alcanzados por este fenómeno de la meteorología, que ocasiona tantos problemas en las comunicaciones, pero que llena de belleza temporal el paisaje, especialmente en la montaña.

La latitud, ese concepto tan abstracto, imposible de comprender por la mayoría de los alumnos en las edades en las que las leyes educativas se lo quieren meter con calzador, marca claramente los límites de la nevada. Viniendo de Salamanca La Peña de Francia, impresiona por el manto tan blanco que ha recubierto toda su cumbre y la mayor parte de las laderas; a su lado, La Hastiala, sus dos laderas acumulan gran cantidad de nieve, la ladera que mira a Ciudad Rodrigo tiene el circo lleno de nieve, es su espacio natural, un recipiente idóneo para su acumulación, desde El Paraje e Ivanrey su vista al fondo  del río y la ciudad son puro espectáculo.

A medida que nos acercamos a la ciudad, disminuye la cantidad de nieve en la sierra, aquí la altitud, concepto un poco más digerible por los alumnos, es la que manda, La Canchera sobresale, sus laderas, muestran mejor cubiertos de nieve los desgarros de la erosión, semejando las huellas de las garras de un animal superior. A su lado Esperabán y las Bollas han cambiado sus cicatrices amarillas de escobilla por la nieve blanca, por último El Jálama, tiene su cumbre blanca, visto desde El Salto su imagen recuerda a un Fujiyama empequeñecido. Debido a su latitud, será castigado y disfrutará muy poco tiempo de esa imagen, al día siguiente apenas había ya nieve en su cumbre.

He cogido la mochila el fin de semana para recorrer los alrededores de la Sierra de Gata y disfrutar de su espectacular imagen. Desde Zamarra se divisa toda la sierra desde La Peña de Francia hasta los montes de Eljas, un entresijo de caminos entre encinares permiten recorrer un espacio entre el pueblo y La Atalaya con unas vistas maravillosas.

Y como aún no había subido andando a La Peña, ayer recorrí los últimos 10 Km desde la carretera de Monsagro, a pesar de que mucha nieve ya se había fundido, la vista que se obtiene al girar una curva encontrando el comienzo del valle del Agadones rodeado por La Hastiala, La Peña,el Puerto, el Mingorro,.. es impresionante, su forma de embudo gigante le permite recoger gran cantidad agua, tanto de lluvia como del deshielo.

El día acompañaba, el sol iluminaba el paisaje con un cielo azul difuminado con nubes blancas, haciendo competencia a los pinos y peñascos donde las pinceladas de la nieve habían dejado un buen trabajo. La subida por carretera-el sendero estaba cubierto de nieve- es bastante suave, nada que ver con las subidas a otras cumbres de Gata a través de cortafuegos verticales.

Desde la cumbre las vistas eran espectaculares, enfrente Gredos, la sierra de Béjar completamente blanca, ha costado tiempo este invierno para verla así, el embalse Gabriel y Galán lago artificial rodeado de cumbres, hacia el oeste toda la cadena de Gata, al final del horizonte la Sierra de Estrella, a la que la brocha le había dado más de una mano.

La bajada se hace como si fueras por autopista, como pasa en estas vías, la monotonía se apodera de los viajeros, por lo que decidí desviarme hacia el camino que lleva a La Hastiala, bajando hacia la carretera por los caminos de las cabras que constantemente correteaban por la ladera, rompiendo con su presencia junto con el sonido de la caída de la nieve de los pinos, un espacio inundado de un silencio abrumador, donde los brezos comenzaban a florecer.

De vuelta a Ciudad Rodrigo, entre curva y curva, escuchaba el discurso de investidura, propuestas para un cambio, quizás haya que cambiar muchas cosas en España, pero ojalá no nos cambien estos paisajes, se respeten, que mantengan su encanto, pues su belleza es un pincel muy necesario para pintar ilusiones y borrar monotonías.

RESUMEN FOTOGRÁFICO DE LA VISITA DE LA NIEVE A LA SIERRA

 

Anuncios

Un comentario en “Y LA NIEVE COGIÓ SU PINCEL

  1. Agustín Ramos

    Aunque no lo veo lo imagino todo muy bien porque tu descripción de lo que ves me parece magnífica, muy bien “pintada” y sin que la mano se te vaya en brochazos innecesarios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s