LA HASTIALA:UNA CIMA CON DOS CARAS

No tuve más remedio que acercarme a conocerla, pues llevaba un tiempo colándose por la ventana, ya se sabe que una vez que dejas pasar a un invitado a tu casa, lo menos que debes hacer es conocerle. En este caso, fue ella, la que sin permiso se metió en nuestra casa, haciéndolo de forma especial al amanecer, cuando al levantar la persiana, el sol consigue superar esa barrera natural que impide que desde Ciudad Rodrigo no veamos la Peña de Francia.

Es la Hastiala la máxima elevación de la Sierra de Francia, superando a la Peña, con dos caras bien diferenciadas, una al oriente, más panzuda y convexa, quizás para que los rayos del sol del amanecer reflexionen en su ladera pedregosa e iluminen cuanto antes la Peña y el valle del Agadón, la otra está al poniente, tiene forma de concha, es cóncava quizás para almacenar los últimos rayos de la tarde, haciendo honor a su nombre, pues en los meses del duro invierno esta cara es un hastial muy cotizado.

La conocí por primera vez hace dos años, subiendo desde el Pinarejo hasta lo alto del Copero, y desde allí con Alicia, adaptándonos al entorno, recorrimos toda la cresta que la bordea hacia el este como auténticas cabras. Esa mañana, me pareció un recinto deportivo, muy parecido a la Peineta madrileña, antes de que las necesidades del fútbol hayan terminado con su encanto arquitectónico. Difícil caminar por la divisoria, no por la dificultad física, sino por tener que atender a tantos estímulos visuales en todas las direcciones, tantas cumbres, tantos valles, tantos pueblos, tantos horizontes lejanos teñidos de amarillo veraniego.

Leer artículo completo

Anuncios

5 comentarios en “LA HASTIALA:UNA CIMA CON DOS CARAS

  1. Remedios Alonso López

    No parece casualidad. Esa mañana, cuando los escolares se enfrentaban al comienzo de las clases, levantándose temprano fruto del nerviosismo y un sentimiento contradictorio: ganas de descubrir lo bueno que depara el curso y a la vez temor a las dificultades, ahí estabas tú, ante tu nueva escuela.
    ¡Qué maravilloso viaje nos presentas! ¡Qué belleza de imágenes!
    La Hastiala luce en tu artículo todo su esplendor. Da vértigo ver esos vastos canchales, pero consigues el deseo de poder atravesarlos para grabar en la retina los hermosos paisajes que desde ella se divisan.
    No habrá sido casualidad, solo un cambio de escuela.

    Le gusta a 1 persona

    1. Efectivamente una casualidad premeditada, comenzaba también mi nuevo curso y debía dar de comer a mi curiosidad, igual que los alumnos, sin ella es muy difícil aprender nada.Ese día conseguí terminar todas las programaciones, relacionándolas con el entorno, veremos cómo se me da su desarrollo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s