EL HOMBRE METÁLICO

Tenía la salud de hierro, no sabía si la había heredado o la había conseguido a base de su esfuerzo. No le faltaba en su dieta una buena dosis semanal de hierro a base de lentejas y espinacas, con el fin de que su hemoglobina siempre presumiese de un color rojo vivo, igual que el metal cuando en la fragua lo moldea en el yunque el herrero.

Siempre estuvo pendiente de no oxidarse, para evitar pájaras imprevistas, consiguiendo un corazón de acero, con muy pocas pulsaciones que siempre le respondía ante su demanda de oxígeno. Su carácter se vio afectado por su obsesión metálica, convirtiéndose en una personalidad de excesiva dureza, poco flexible, que sufría acaloramientos repentinos cuando discutía, que teñían su rostro de un color rojo intenso.

Lejos de ganar flexibilidad como el hierro al rojo vivo, en esos arrebatos, aún mostraba más dureza, más inflexibilidad a la ya inflexible postura política de viejo rojo comunista. Más de una vez, en forma de broma, para suavizar tensiones, le sugirieron que éste no era su planeta, que debía marcharse a Marte, el planeta rojo, donde sería más feliz.

Le había tocado vivir el final de la gran guerra, tenía el telón de acero instalado como cortina en su pensamiento y por más que lo intentaron sus camaradas de partido no consiguieron sacarlo de su particular edad de hierro en la que se instaló desde el día que abrazó la hoz y el martillo, por supuesto de hierro.

Tal fue su obsesión con este metal, que terminó siendo ferretero, siendo aquí donde por necesidades del servicio, comenzó a quitar hierro a muchos asuntos, aunque a la menor, lo volvía a echar para aumentar las refriegas políticas.

Su reloj de acero, le fue marcando las horas demasiado deprisa, y sin darse cuenta se precipitó hacia la jubilación, comenzando una etapa menos metálica, con menos brillo, pero bastante más flexible que su férrea vida laboral y política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s