AQUELLOS JUEGOS QUE SE LLEVÓ LA TELEVISIÓN

Hace varias décadas, una pelota gorila de color verde hierba lanzada al aire, unida al grito de “humo” provocaba una auténtica estampida en el patio de recreo de la escuela, en el campo de los burros o en la plaza de San Cristóbal. Eran los años sesenta, los chavales jugaban al “quieto”, extraño juego, en el que como la mayoría de ellos, tocaba cobrar en forma de algún guantazo o pelotazo.

Quizás sea el juego una de las actividades que más evoluciona con las formas de vida, las costumbres, el clima, las estaciones. ¡Qué poco se parece un patio de recreo actual al que yo viví!

Si hemos cambiado tanto, no lo iban a ser menos los juegos, la forma de entretenernos para matar el tiempo, tiempo que entonces sí que era grande de tamaño, a veces eterno. Para empezar, hoy conviven y juegan chicas y chicos, entonces separados por muchos metros de distancia, nada sabíamos unos de otros, a no ser que tuvieras hermanas.

Las estaciones iban marcando el calendario de los juegos, unos  aparecían borrando los anteriores, con unos rituales que controlaban siempre los cabecillas o aquellos más despiertos.

Leer artículo completo en La Gaceta

Anuncios

2 comentarios en “AQUELLOS JUEGOS QUE SE LLEVÓ LA TELEVISIÓN

  1. Remedios Alonso López

    ¡Qué razón tienes, Antonio! ¡Qué pena que los niños de hoy se vean privados de la riqueza física, social y emocional que proporciona el juego libre y que tanto contribuye al verdadero desarrollo integral de la persona!
    Ahora todo lo tienen reglado, planificado y organizado por sus mayores: dónde ir, qué hacer, con quién…; por eso no se les permite desarrollar una madurez acorde con la edad y nos encontramos con tantos niños incapaces de defenderse de las agresiones del entorno.
    Pero esto no tiene vuelta atrás y yo, que fui la juguetona número uno de mi barrio, tal vez por la necesidad que tenía de moverme, siento una pena enorme cuando pienso cuánto de lo más bello de la infancia se pierden nuestros niños.
    El patio de recreo actual no se parece al que nosotros vivimos, pero para muchos niños es el único ratito del día en el que son libres. Siempre les quedará la edad adulta, pero ese tiempo pasado, no volverá.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s