CUÁNTO SENTIDO COMÚN HEMOS PERDIDO EN LAS AULAS ( A raíz de la carta viral de la profesora Eva Romero Valderas)

Algo debe estar pasando en los centros educativos que preocupa a la sociedad, para que la carta de la profesora Eva Romero, un texto de más de mil palabras se haya convertido en viral. Virales se convierten fotografías, videos, viñetas, pero textos que hay que leer un tiempo pocos, lo cómodo es picar y compartir.

Quizás llevemos bastantes años en nuestra sociedad dejando aparcado uno de los sentidos que no aparecen en los libros de texto, pero que es fundamental en educación: EL SENTIDO COMÚN. Digo quizás, porque al ser un sentido alejado de los parámetros científicos, no me consta que haya estudios estadísticos que corroboren mi humilde impresión.

Quizás tenga yo una impresión desvirtuada, una imagen obtenida desde la atalaya que se alcanza cuando uno ha llegado al final de un recorrido, con una pesada carga en la mochila de gran cantidad de experiencias, anécdotas,…que pretendo hilvanar en este breve relato con el modesto objetivo de llevar a familias, docentes, administración… a plantearse en serio de una vez por todas LA EDUCACIÓN con letras mayúsculas.

Si la educación pretende desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o joven  por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos, no debemos quedarnos con el marco de juego, el marco teórico, hay que llenarlo de contenido.

La mayoría de las veces, los docentes gastan enormes energías en establecer este campo de juego, marcando sus líneas con objetivos, contenidos, actividades, escasos principios metodológicos, criterios de evaluación y cuando se enfrentan a los verdaderos protagonistas que son los niños se asfixian corriendo la banda de los objetivos, cometiendo verdaderos penaltis mandando demasiados deberes, incurriendo en  demasiados fuera de juego a nivel metodológico y haciendo demasiadas faltas a la hora de evaluar a sus alumnos.

¿Qué está pasando? ¿Por qué ocurre tal despropósito? Contestar a estas preguntas es muy complicado. En primer lugar tenemos un entramado administrativo que lleva ya muchos años funcionando y que nadie está dispuesto a meter la tijera. Es curioso como estos últimos años donde los recortes han llegado prácticamente a todas las actividades de la sociedad española, en este terreno en vez de recortar el nivel de papeleo administrativo no ha parado de engordar. ¿De dónde van a sacar tiempo los docentes para preparar sus clases? Este tiempo para la administración no es importante.

¿Por qué se ha pasado de unas programaciones anuales de 10 folios a documentos de más de 100 páginas? ¿Ha mejorado la calidad educativa en la misma proporción estos años?. Sinceramente creo que no, y sobre todo la mejora de la educación, que  la mayoría de las veces está supeditada a la voluntad y ganas de innovar de pequeños grupos de docentes y a veces individualidades.

La educación se ha burocratizado en exceso, los docentes se han convertido en superespecialistas, grave error en infantil y  primaria, pues la personalidad del niño no está parcelada y no es bueno que en edades tan tempranas los niños tengan demasiadas referencias. ¿Por qué a los tutores de estas etapas la Administración los ignora?. Ellos son los únicos capaces de guiar el proceso educativo, siguiendo un camino delimitado con unas normas muy claras.

¿Cómo es posible que se nombren tutores a profesores con media jornada y la administración no les abone su correspondiente complemento?

No se puede enseñar ni educar correctamente, cuando has ido acumulando tantas decepciones como describe Eva Romero. En todas las facetas de la vida, la motivación es actitud necesaria para que el trabajo emprendido sea mínimamente realizado correctamente. Si en educación esto no ocurre, la tarea educativa se tambalea, los profesores, se convierten en trabajadores sin más, sin ilusión es difícil conectar con los alumnos.

Es difícil educar, sin colaboración con las familias, los niños no deben tener doble registro en clase y en la familia, sabiendo que siempre estarán sus padres para justificarle su conducta o comportamiento que no respeta las normas. Pero es difícil para muchos niños respetar normas y límites al llegar al colegio, cuando en casa se le permite demasiado , siendo los mejores en todo, recibiendo alabanzas y premios por tareas que no son merecedoras. Desde que nacen son dioses subidos en pedestales virtuales, fabricados por familiares que no saben el mal que le están haciendo.

Si por último, añadimos que todos los niños son los más listos, que para los padres, su único objetivo es conseguir buen nivel sólo de conocimientos, olvidando la persona, están de sobra justificado el problema al que se enfrentan actualmente los docentes en sus aulas. La LOMCE ha iniciado un camino peligroso, al amparo de reválidas y evaluaciones externas, ha expulsado alumnos de la pública a la concertada en busca del ansiado maná en forma de nivel. ¿Dónde están los niveles para la formación de la persona? Un científico español Rafael Yuste, como la mayoría de ellos, un gran desconocido, asegura que para triunfar en la vida lo más importante es el esfuerzo y la voluntad, valores que tienen poco valor para la sociedad actualmente.

Por último, enfrentarse a un grupo de alumnos de la edad que sea, conlleva una dosis de preparación previa que nadie valora, los docentes dedican cantidad de tiempo a realizar esas tareas en casa, motivar a los alumnos, implica innovar, formarse, actualizarse, experimentar, asombrarlos…. Este tipo de actividades no están en los libros de texto.

La sociedad debe valorar a los docentes, criticarlos cuando cometan errores como cualquier trabajador, pero se debe alejar de evaluaciones sin fundamento, sustentadas en comentarios del bar de la esquina. La educación es un pilar básico en el desarrollo de la persona, si se tambalea, el futuro de nuestros jóvenes sufrirá sus consecuencias.

 

Anuncios

3 comentarios en “CUÁNTO SENTIDO COMÚN HEMOS PERDIDO EN LAS AULAS ( A raíz de la carta viral de la profesora Eva Romero Valderas)

  1. Remedios Alonso López

    ¡Cuánta razón encierran tus palabras, Antonio! No podía ser de otra manera, viniendo de un MAESTRO de maestros.
    El desencanto se apodera a veces de los docentes, por mucha vocación que se tenga y amor a este digno trabajo. La burocracia inútil y las frecuentes reuniones para debatir cómo corregir malas conductas ocupan cada vez más espacio y tiempo, en detrimento de ese valioso tiempo para prepararse y sobre todo, como bien dices, para tener el ánimo adecuado y poder infundir ilusión y motivación en los niños.
    Pero, de momento, es lo que se vive hoy en muchos Centros, aunque creo que el desánimo y la falta de perseverancia nunca son buenos aliados para solucionar nada, por lo que mientras nos quede un gramo fuerza hay que continuar con la lucha en pro de la EDUCACIÓN que queremos y merecemos.

    Me gusta

  2. Teresa Gómez Castaño

    Se lo he reenviado a mis hijos por ser padres y uno de ellos (Marta )profesor de secundaria.Creo que esta muy bien traida tu reflexion sobre la educacion que ES, HA SIDO Y SERA SIEMPRE LA CLAVE DE UNA SOCIEDAD MEJOR SALU2

    Me gusta

  3. Hemos perdido la oportunidad de bajar la ratio de alumnos por aula. Con menos alumnos se accede mejor a cada uno de ellos, y hablando en pequeños grupos los problemas se difuminan en muchas ocasiones.
    El SENTIDO COMÚN, cuando hay masificación, es casi una utopía.
    Más horas de tutoría y menos de papeles es lo que necesitamos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s