CONRADO: SU VIDA, SU MEJOR FAENA

Enero y febrero eran dos meses que contaban con cierta motivación, palabra tan pedagógica en los tiempos actuales, cuando íbamos a la escuela. A medida que se acercaban los carnavales, al llegar a la fila por la mañana, las noticias del precarnaval te sobresaltaban gratamente. “Han llegado los coches eléctricos”, “están montando las barcas”, “están poniendo las agujas”, “ya han venido maletillas”,…eran los WhatsApp del boca a boca de los años 60. El mundo que teníamos era tan reducido, que hasta lo que pasaba en la plaza de Béjar era muy lejano.

Entre las visitas que anunciaban que el carnaval estaba a punto caer, estaba la de Conrado, el maletilla más conocido. Por aquel entonces ya  estaba integrado en  la vida de la ciudad, no sabiendo realmente, si se había ido, volvía o sencillamente se dejaba ver más ante el tufillo de las tientas precarnavaleras.

A este zamorano de Molezuelas de Carballeda, afincado en nuestro pueblo, hasta tal punto de convertirse en uno de los personajes más populares de la ciudad, lo conocí a través de mi padre con el que compartía tertulia viendo los toros en el bar Plaza y en el hogar de Caja Duero. Fue en este último, donde charlamos ayer un buen rato, aprovechando que estamos a las puertas de un nuevo carnaval.

Es Conrado un personaje que no deja indiferente a nadie. Siempre va ligero de equipaje, como dijo Machado, en su hato que siempre llevaba al hombro, nunca olvidaba de meter su muleta, que además de permitirle dominar las embestidas de toros y cabestros en las capeas, también le ha servido para ir sorteando de manera brillante al toro de la vida.

Leer artículo completo en La Gaceta digital

dsc07577

 

Anuncios

5 comentarios en “CONRADO: SU VIDA, SU MEJOR FAENA

  1. Agustín Ramos

    ¿Quién no conoce a Conrado? Yo desde muy pequeño pues solía parar en el “Parador Ramos” de Sancti Spíritus, cuna de mi padre pues era el bar-pensión de su padre (mi abuelo Sindo) donde yo pasé muchos buenos ratos en mi infancia. Buena “entrevista” aunque eché de menos alguna que otra anécdota, que Conrado debe tener muchísimas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s