POR TIERRAS DEL CAMPO DE ARGAÑÁN

Dejándote llevar por el curso del Águeda, éste te conduce hacia el oeste, a Portugal, a la comarca del Campo de Argañán. La vieja carretera de Gallegos se ha convertido en una maravillosa vía para senderistas y ciclistas, formando parte de una ruta BTT que llega hasta Almeida.

Mi tendencia natural por acercarme a la montaña o la sierra, ha hecho que esta zona de Ciudad Rodrigo haya estado muchas veces relegada a un segundo plano a la hora de iniciar una nueva ruta. ¿Tiene su encanto? Pues vaya que sí lo tiene.

La recorrí un día de cielo azul intenso, tan sólo salpicado por cigüeñas, milanos, palomas, zorzales y especialmente mariposas de un blanco  inmaculado que parecían hacer el doblaje de las nubes blancas que ese día no actuaban.

Los chopos rebosaban brotes de hojas recién salidas de yemas días atrás engordadas a pasos agigantados. Su color marrón rojizo por la falta aún de clorofila, dejaban pasar entre las ramas el cielo azul, ofreciendo una preciosa imagen. Al lado un pequeño tramo de nabos florecidos, testigos mudos de un tiempo lejano, pero que a veces es demasiado cercano, pues de ello se encarga ahora la colza.

En el suelo las yemas malogradas me recordaban su pringue que utilizábamos para pintarnos las uñas, una forma de aligerar el largo tiempo, cuando te tocaba el turno de pastorear ovejas o vacas. Abril sigue siendo el mes para preparar las huertas para la siembra y la plantación, es tiempo de estercar, varios hortelanos-parceleros lo hacían.  Por el camino habían dejado un reguero de estiércol, perfumándolo.

Al llegar a Conejera, otro de los poblados que surgieron cuando se transformaron tierras de secano en regadío, desaparecen las huertas y comienza el territorio de las vacas, justo cuando el agua sobrante del canal vuelve al río a través del regato. La ligera subida del camino, mirando de reojo, permite divisar lentamente la sierra en toda su dimensión y la ciudad con una de las mejores vistas. La nieve en la sierra de Béjar se une a las mariposas en su afán de romper la uniformidad del cielo azul.

Ya no hay tierras de labor en estas fincas donde el cereal era un monocultivo, los lejanos políticos europeos diseñaron para estas tierras un mapa donde las vacas se han convertido en las reinas y señoras desde Conejera a Gallegos. Negras moruchas, pardas auténticas, rojas limusinas, blancas charolesas, de raza pura y con exceso de cruces, campean  por besanas reconvertidas en prados cercados, ahora cubiertos de una fina capa de hierba, que en los altos,  con los primeros calores de verano se convertirán en un auténtico secarral.

Leer artículo completo en La Gaceta digital

Anuncios

Un comentario en “POR TIERRAS DEL CAMPO DE ARGAÑÁN

  1. sonsoles

    Como siempre un bello cuadro con sus pinceladas precisas. Nos llevas a disfrutar de esos maravillosos parajes regalándonos hermosas estampas de su flora y fauna de la que, con tus descripciones podemos llegar a percibir incluso sus aromas. Una buena inyección de oxígeno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s