COMBUSTIBLE PARA NUESTRO INTERMINABLE PARTIDO

Desde hace muchos años llevo en mi equipaje una raqueta de tenis. Pasión por este deporte, por esta forma de aliñar los días, a base correr detrás de una pelota.  Pensar, lanzar, golpear la pelota y dirigirla lejos del amigo-enemigo, mandarle un regalo envenenado, ver su carrera, su llegada, esperando su desesperada respuesta, muchas veces imposible de responder.

Vuelta a empezar, la bola vuela de un campo a otro, apenas descansa en el suelo, constantemente transportando energía positiva que lleva al otro lado de la red. Enorme tensión, las piernas siempre preparadas para salir escopetadas hacia donde el cerebro ordena. Visto desde el otro lado de la pista, imposible de llegar, pero se llega, se golpea, se devuelve entre líneas, a veces se falla.

No importa, en un tiempo récord hay que planificar la siguiente estrategia, paralelos, dejadas, un globo ante la subida, un revés ajustado a la red, una volea y un golpe de derecha ganador desde media pista. Tanta variedad, tanta ilusión por ganar el siguiente punto, hacen que el tiempo del partido sea un vendaval que pasa en un abrir  y cerrar de ojos.

A pesar de que en Semana Santa procesioné con Ángel tras la pelota varios días, nuestra competitividad, siempre regada por la amistad, a veces necesita ser engrasada.

Por ello, estuve  en Madrid, en la Caja Mágica  -regalo de mis tres chicas- para aprender de las figuras el manejo de la raqueta, sus estrategias, su colocación, sus trucos, para ver a los maestros. Difícil tarea, después de 40 años jugando, nuestra forma de hacerlo no es fácil de cambiar. Es maravilloso ver en directo cómo dirigen la pelota, cómo la golpean, cómo se colocan, fijando su mirada en una pelota a veces caprichosa que le cuesta remontar el vuelo y otras no sabe frenar su caída.

Conocemos nuestra caja mágica de la carretera de Ivanrey con los ojos cerrados. Muchos madrugones bien empleados, el tren que esporádicamente pasa al fondo, los gallos que cantan, bandadas de  pájaros, los frutales en flor, nada nos despista, sólo el vuelo de la pelota que nos llevará a correr tras ella vaya donde vaya.

Esta es la grandeza de nuestro juego, de nuestro tenis: no dar una pelota por perdida. Quizás poco ortodoxo, después de ver a estos monstruos de la raqueta. Tan sólo somos dos entusiastas del tenis, que hace 40 años comenzaron un partido que no se acaba porque SIEMPRE saben cómo alimentarlo.

Disfrutamos un día maravilloso, compartiendo con  Ángel y Jesús como espectadores, la posibilidad de ver varios partidos en directo. A pesar de que cada vez la tecnología consigue llevar a la pantalla con grandes dosis de detalles todos los deportes, contemplar en directo un partido de tenis es muy distinto, especialmente en las pistas donde los tenistas los tienes al lado y la tierra que salta casi te alcanza la cara.

Después de las clases mágicas, hilvanamos los dos unos partidos espectaculares, teniendo en cuenta la década en la que ya nos hemos metido. Al terminar siempre quedamos relajados, habiendo exprimido la mente y el cuerpo, con la sensación de haber disfrutado a tope un tiempo especial, un partido  que sólo nosotros  sabemos apreciar.

¿Quién gana? Fácil respuesta, ganamos siempre los dos, disfrutando de un juego al que llegamos por cosas del azar, construyendo un sendero por el que además de lanzar la pelota, hemos ido  aumentando nuestra amistad, a ella siempre estará asociado el tenis, deporte que representa metafóricamente la vida, con sus golpes, alegrías, desencantos, victorias, derrotas, esfuerzos, caídas, barreras, idas y venidas,…

Últimamente, tengo la suerte de jugar con Manolo en Salamanca, otro fuera de serie de la raqueta y de la amistad. Intercambiamos golpes, entradas de blog, mientras sobrevuelan las aves que en plena carrera él es capaz de reconocer, disfrutando de la misma filosofía: no dar una pelota por perdida.

IMG_20170509_123513989
Bautista intenta devolver el regalo de Karlovic
Anuncios

Un comentario en “COMBUSTIBLE PARA NUESTRO INTERMINABLE PARTIDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s