FUENTES Y CAÑOS:CON EL CALOR SE LES ECHA MÁS DE MENOS

Muchos son los cambios que ha ido experimentando la ciudad con el fin de ir adaptándose  a los nuevos tiempos. Calles de tierra con charcos donde la lluvia hacía gorgoritos, calles empedradas con piedras sueltas que valían para todo, desagües a nivel del suelo que vertían directamente a la calle, caballerías, carros, carretas, tartanas,…poco a poco la ciudad fue perdiendo lo que tenía, ganando a veces demasiado deprisa lo que llegaba como nuevo, a veces sin tiempo para asimilar correctamente tantos cambios.

Una ciudad o pueblo debe responder al sentir de sus gentes, para ello sus equipos de gobierno han de saber combinar muchos parámetros para que convivan la historia y la actualidad sin desentonar demasiado. A veces las respuestas se transformen en aciertos, otras en errores.

Tenía la ciudad una red de fuentes, caños y grifos para refrescar y saciar la sed de los vecinos que,  coincidiendo con la traída del agua del río y la llegada a todas las casas, fueron desapareciendo poco a poco. Estos días de calor se echan de menos aquellos grifos que estratégicamente situados en una plaza o esquina de una calle suponían una agradable sorpresa.

Hace años el agua venía del nacedero de La Ciñuela, situado en la ladera de los tesos  que hay pasado San Giraldo. Aún quedan el acueducto y los paredones, construcciones para sortear los desniveles en su recorrido.   Pocas eran las casas que tenían el privilegio de tener un grifo en su casa, por lo que  era normal que los vecinos cogiesen su cántara de barro y salir a buscar agua a las fuentes, caños y grifos repartidos por  la ciudad.

El agua, manantial de vida, se merece un recordatorio en la ciudad, son de agradecer los paredones y las fuentes de cañería que aún quedan. Recuerdo las colas de mujeres en la de San Cristóbal, que tenía un poco más de caudal que el que ahora tiene, utilizando una caña larga tardaban lo suyo en llenar las cántaras que tapaban con un tapón de corcho, una la subían a la cabeza protegida con un aro de tela y la otra en la cadera.

Leer artículo completo en La Gaceta digital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s