APRENDER

Escuchaba la radio camino de Zamora, donde debía enfrentarme a un examen de psicología del aprendizaje. Muchas teorías y ensayos con animales para intentar despejar los caminos del aprendizaje, la mayoría de ellos confusos y llenos de obstáculos.

De repente, una noticia actúa como estímulo reforzador del aprendizaje. Un guionista de la serie El Ministerio del Tiempo, homenajea a su antiguo profesor de dibujo del instituto, colándolo en el capítulo del día anterior. La gran personalidad y carisma de Victorino, que así se llama el profesor, hace fácil relacionarlo en la serie. A partir de ahí, las redes sociales hacen el resto.

Gemma Nierga consiguió poner en contacto a través de las ondas a alumno y profesor. Es Victorino una persona que no te deja indiferente, comprometido con la educación, la cultura, con un gran compromiso social defendiendo el entorno salmantino ante la sinrazón de la mina de uranio de Retortillo.

Fue emocionante la conversación que mantuvieron los dos. Un profesor alejado de las estrictas normas académicas, que echando muchas horas de su tiempo enganchaba a los alumnos, realizando actividades con grandes dosis motivadoras, especialmente conectadas con el desarrollo personal de los alumnos. Se notaba en el ex alumno, como después de 20 años hablaba de su profesor con un cariño especial, habiéndole dejado una huella muy positiva.

Casi igual que mis profesores de Psicología. Reconozco que no he dedicado todo el tiempo que requiere preparar una asignatura de la UNED, pero hay que hacer esfuerzos tan grandes para encontrar pequeñas motivaciones para digerir sus contenidos, que a veces renuncias,  te abandonas en el estudio y se bloquea el aprendizaje.

Es el aprendizaje una herramienta que nos permite predecir la adquisición, el mantenimiento y el cambio en la conducta como resultado de la experiencia, llevándonos a conseguir una mejor adaptación a nuestras circunstancias ambientales.

Por muchas teorías que tengamos, tanto viejas como nuevas, si desde el entorno del educador no se crea un espacio capaz de sorprender, de asombrar, al que quiere aprender, es difícil adquirir conocimientos, habilidades, destrezas. Como mucho se pueden memorizar contenidos que te llevan a adquirir un determinado título que te puede llevar a conseguir un puesto de trabajo, pero no te permitirá sacarte el carnet para circular por la vida con garantía para conseguir una buena adaptación.

Quizás, sean las redes sociales el mayor exponente sorpresivo que tengan ahora los docentes, pero de momento, están lejos de poderse canalizar positivamente, al contrario, se están convirtiendo en  un nuevo enemigo al que combatir.

Estamos a final de junio, salen estos días de los centros educativos riadas de alumnos y padres con los boletines de notas. Por lo general, tan solo reflejan datos numéricos, de una gran frialdad, lo que la sociedad cada vez demanda más: cifras y más cifras. ¡Qué poco importan las actitudes de los alumnos!

Es por tanto esta recogida de la cosecha un poco incompleta. Una vez más, la dictadura de las editoriales, con el consentimiento de la administración educativa, hacen del aprendizaje una tarea ardua, poco motivadora, donde los ejercicios repetitivos, los deberes, los contenidos, dejan poco espacio para desarrollar otras actividades más creativas y motivadoras.

Siempre hay maestros como Victorino que saliéndose de la norma, utilizan estrategias más atractivas para conseguir un aprendizaje más duradero. Como maestro, siempre ante la llegada del final de curso, me importaba la evaluación de los alumnos, aquello que le había sorprendido, motivado, qué había quedado de ti cómo maestro y persona en la mente de un niño, aquellos aprendizajes afianzados a través de actividades impactantes, llámense salidas al campo, visitas, creación literaria y artística, investigación… resisten mejor el embiste del largo y motivador verano.

He terminado hoy mis clases del taller de escritura y creatividad, clases que todos los días desbordan grandes dosis de motivación, creando entre maestro y alumnos un espacio adecuado para que todos aprendamos de todos. Gracias maestro Raúl Vacas por ser el contrapunto de mis otros estudios de Psicología.

Decía mi padre: ¡qué  bonito que es aprender! Sería éste, uno de los primeros principios que debieran tener en cuenta los que se vayan a dedicar a esta maravillosa profesión que es EDUCAR.

 

Anuncios

3 comentarios en “APRENDER

  1. José Manuel Medina

    Maestro, mediante este texto me has devuelto 30 años atrás, y me siento muy idetificado con tus palabras. Has sido un personaje muy principal en la peĺicula de mi vida. Ojalá que todos los docentes se parecieran un poco a Victorino o a ti, eso cambiaría mucho las cosas…

    Gracias!!!

    Un abrazo fuerte.

    Me gusta

  2. mercedes

    GRACIAS ANTONIO POR RECORDARME,( EL VERANO PUEDE SER UN BUEN ESPACIO )QUE TENGO QUE CREAR EN MI CABEZA NUEVAS ESTRATEGIAS QUE MOTIVEN A MIS PEQUES, CARA AL CURSO QUE VIENE.
    QUE NO SE ME OLVIDE NUNCA LO IMPORTANTE DE SORPRENDER!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s